viernes, 26 de noviembre de 2010

A esa hora nada cambia

Si me dan las dos y
faltan 4 para las 3
entonces no me despiertes
y si dan las 5
y solo a mi me miras
deja que den las 5:36
quiero seguir abrazado a vos
a la tranquilidad
a ese estado de ánimo
que no cambia si estás conmigo
a esa hora nada cambia.
Déjame despierto hasta las 6
pero si llegara a cerrar los ojos 2 horas más
sólo finge que duermes
para que yo también duerma.
si da el medio día
no te alarmes,
los juegos de azar son de día
y no mires, porque falta poco
pero si dan las 8
deja que iré por el desayuno
vos no te preocupes
el tiempo es este día
al rato te llevo al uso de las horas
y yo iré a las mías
pero no olvides
nos vemos 3 para las 9.









Claudia Concha
Lo suyo es mi mundo en sus manos,
tocándome de lejos al callar mis ojos y cerrarlos.

4 comentarios:

Ambrosía ignota dijo...

Recién me llamaron y yo subiendo un poema aca, !que triste! falleció Claudia Gonzáles, una amiga con la que compartimos tanto en la USAC-COMUNICACIÓN. Salíamos fuera del edificio a razonar (tirar humo) o cuando salíamos de excursión al volcan tantas veces. que triste!

Que descanse en paz, todo mi cariño amiga!!!!!!!!!.

todo lo mejor!

© José A. Socorro-Noray dijo...

Excelente poema. Siento el fallecimiento de tu amiga.


Un fuerte abrazo.

Ambrosía ignota dijo...

Estoy por cerrar y abrir un ciclo y todo pinta que sigo siendo feliz.

Tengo una sonrisa color palta (sonrío) y por si fuera nada, tengo argumentos poco creativos para reir y eso me encanta sentir.

Ahora me voy a la cama a soñar con hechos reales y a disfrutar que estoy vivo.

"Soy lo que la mayoría no se atreve a sentir"

AMO LA VIDA

María Dorada dijo...

Bonitos versos, me encantó descubrir tu blog.

Saludos.