jueves, 10 de julio de 2014

De tal Padre, tal Hijo…


Casi siempre nos tanteamos;
ponemos a prueba nuestros instintos 
y como si quisiéramos conocer nuestro 
lugar en la manada, siempre nos disputamos el
título del macho Alfa.
¡Somos grosos!
¡Bravos!
y patéticamente sentimentales 
porque cuando estamos lejos
siempre nos llamamos
y si uno de los dos tiene problemas
nos damos la mano.
A veces, en esas disputas
yo cedo y pocas veces me dejo
Quién sabe porque rivalizamos,
hasta por el lugar en la mesa
discutimos con una sonrisa y de re-ojo
¡Quién sabe!
pero cuando nos disputamos el título
del macho Alfa, lo hacemos por instinto
y sin malicia; 
en el fondo somos patéticamente sentimentales
¡Bravos! pero a pesar de la distancia,
las palabras es lo único que a veces nos separa.
© Alejso

3 comentarios:

luís rodrigues coelho Coelho dijo...

Penso que todos os homens são iguais só que alguns parecem herdar as características do pai.
Muitas vezes se diz por cá - Tal pai tal filho.
Isto no sentido pior, porque os filhos seguem apenas a parte pior - os erros.

moderato_Dos_josef dijo...

En el fondo nunca dejaremos de ser niños. Y es muy bueno que siempre recordemos esa faceta; la de cuando éramos niños. CReo que a mí me ha aportado en la vida saber ser más risueño, amigable y comprensible. cuando me entra el mal humor, procuro, desenchufarme y enfriarme. la ira No sirve de nada, y es la causa de muchos males denuestra sociedad...

Un fuerte abrazo.

gralba dijo...

¡Qué gran verdad! Parece repetirse a menudo en las familias, lo bueno es que con el paso del tiempo se llegue, como vos, a comprender que en el fondo el lazo que los une es muy fuerte . Cariños