miércoles, 23 de febrero de 2011

Mi abuelo Genaro

Recordar a mi abuelo Genaro es imaginarlo acompañado de mi abuela en la cocina desde las 4am. Ellos estaban juntos hace 67 años, vivían en el Departamento de San Marcos, en aldea Feria, Guatemala. Esa casa permanece rodeada de matas de café, de veredas y sus alrededores siempre del aroma a tierra húmeda.

La felicidad de mis abuelos es la postal perfecta: La estufa con leña ardiendo y la chimenea atravesando el techo, dando calor al clásico frío del lugar. Los dos pasaban horas en la cocina tomando café, oyendo radio y riendo al Son de bienvenida con los visitantes. Él con su habano observaba como el humo se difuminaba. Y ella - mi abuela- para él, lo era todo.

Se me cristalizan los ojos, él solía ir una vez por año a las casas de sus hijos y nietos, era una especie de gira que no le agradaba tanto. A él le gustaba una vida más tranquila. En esos famosos viajes, la camisa la cambiaba por una polo, su sombrero por una gorra y su habano por un cigarrillo.

En julio de 2010 mi abuelo llegó a mi casa, yo estaba en mi computador por trabajo. Y me dijo – vos que haces con esa porquería, enséñame hombre-. Yo reí y le mostré más o menos como se usaba la Pc, luego le tomé fotos y las descargué, e inmediatamente me propuso ir a caminar, porque interiormente necesitaba estar al aire libre, argumentando que tanta locura lo ahogaba.

23/02/2011 [06:20 gt.] Mi abuelo Genaro recién falleció de cáncer. Sus últimas palabras fueron “Ahora que están todos mis hijos acá, quiero que mis nietos carguen mi ataúd hasta el cementerio”. Lamentablemente no estaré con la familia estos días, estoy tan lejos, me queda pensarlos y escribir es una forma de tranquilizarme.














Abuelo Genaro su cariño trasciende de forma incalculable.
Hasta pronto. 

8 comentarios:

claudia dijo...

Opino que la peor distancia es siempre la muerte, que todos los recuerdos, mantienen a nuestros muertos con nosotros, que tenemos que aprender (saber) la tristeza y el llanto pero tambièn la alegría y la risa en las anécdotas de esas vidas que se han ido. Cariños

Melody Paz dijo...

Alejsoooo!!
Recién leo tu entrada, para mi la muerte es una "separación" fìsica momentánea.
En el recuerdo se llevan los seres queridos de por vida, forman parte de nuestro rompecabeza.
La pieza de afecto, la figura de ese abuelo, su significación, ahora "ausente" se siente y se va a sentir for ever, aunque no la veamos.
Una huella que llevo la arena solo para reencontrarla, cuando nosotros también vayamos al fondo del mar.

TK amigo sonrisota hermosa!!
Te envió abrazooooooooooooo mullido que te rodeeee bien.
Sabes que cuentas conmigo incondicionalmente.
PD: Y para que te veas en mi entradita te nombré especialmente.

Ambrosía ignota dijo...

Claudia, Gracias por tus palabras son bienvenidas y muy certeras. Conservas las imágenes hermosas que da la vida es sobre todo importante.

hasta luego.

Ambrosía ignota dijo...

Melody,
hay que saber andar con los recuerdos, tienes tanta razón, la distancia es sólo física. Nada se muere y todo perdura con los años y los días y con todo lo bonito que hace traer a la memoria personas memorables.

Iré a ver que tienes en tu blog, heee tks por nombrarme, ya te leo.

Gracias por estar!

Ambrosía ignota dijo...

NOTAS DE VIAJE

Yo me mantuve alejado de mi puesto durante años
Me dediqué a viajar, a cambiar impresiones con mis interlocutores
Me dediqué a dormir;
Pero las escenas vividas en épocas anteriores se hacían
Presentes en mi memoria.
Durante el baile yo pensaba en cosas absurdas:
Pensaba en unas lechugas vistas el día anterior
Al pasar delante de la cocina,
Pensaba un sinnúmero de cosas fantásticas relacionadas con mi familia;
Entretanto el barco ya había entrado al río
Se abría paso a través de un banco de medusas.
Aquellas escenas fotográficas afectaban mi espíritu,
Me obligaban a encerrarme en mi camarote;
Comía a la fuerza, me rebelaba contra mí mismo,
Constituía un peligro permanente a bordo
Puesto que en cualquier momento podía salir con un contrasentido.

[Nicanor Parra]

Lau dijo...

Woow mw encanta cada palabra que escribes dejas un instante de tu vida..besos..

Trizbeth dijo...

Holaa! Qué precioso lo que has puesto sobre tu abuelo Genaro, qué difícil se nos hace, sobretodo en la distancia como me pasó a mi... Muchas gracias por tus visitas y palabras! Me gusta estar por aquí también ;)

Trizbeth dijo...

Hace un año entré aquí, recuerdo este comentario porque ese día hacía un año que había fallecido mi tía que era como mi mamá y yo no pude estar.

Qué rápido ha pasado el tiempo, pero a la vez, tengo la sensación que por momentos se detuvo pero eso lo hizo mejor aprovechado, ha sido denso pero bueno, el paso del tiempo...

Un abrazoo mi A y un gran beso directo a tu alma♥