jueves, 23 de agosto de 2012

5 minutos



Cotidiano de un tipo llamado Ignacio

VI


Anoche desperté de una pesadilla o quizá solo me acerqué al olvido. Anoche sentí aquellos momentos cuando ella se fue sin decirme nada. Fueron dos años que viví a su lado, dos años donde los colores pintaban el día y la noche era hermosa cuando la miraba junto a mí en la cama. Pero en el último mes de esa relación, ella cambió y no sé por qué, sinceramente.

En los casi tres meses que hice de todo para olvidarla, bajé de peso, bebí como desesperado, fumaba sin sentir. Fue un vacío intenso, no un dolor, pero si una soledad grande, inexplicable.

Bastaron cinco minutos de esa pesadilla o pensamiento –creo- para sentir profundamente la ruptura con ella y me entristeció, nuevamente. Fue extraño sentirme así, porque desde entonces había olvidado el poder de la indiferencia, cuando se recibe de un ser amado.

Sentí deseos de abrigarme. Sí, había frío, creo.

Lo bueno de esos cinco minutos, fue que no me arruinaron la noche de anoche. Aquello, fue quizá reflejo de lo que viví hace meses; Me levanté aturdido, fui por agua, luego a la puerta de calle, abrí la ventana y respire profundamente. Después llamé a Maren al celular, le conté lo sucedido y me comprendió. Con Maren de cierta forma superé mi relación anterior. Ahora es distinto, si me da nostalgia es por la alegría de un día bonito y a quien no…En fin, hablamos hasta al amanecer. Siempre platicamos horas y varias veces le digo lo mucho que me gustan sus besos.

Bien, solo fueron cinco minutos incómodos anoche y ya pasó…

….
Continuará en otro momento, en otro lugar,

Safe Creative #1208242164569

4 comentarios:

Rosa Mª dijo...

Gracias Ambrosía, por compartir con nosotros tus sentires y pesares.
Espero y deseo que encuentres a ese alguien que te haga sentirte dichoso y que cinco minutos, sean más que eso, sean una eternidad.
Abrazos. Rosa.

Trizbeth dijo...

Holaa A!! Llego ahora porque estoy lejos de mi pc pero la tecnología ayuda en estos tiempos!

A veces unos escasos minutos pueden significar mucho, lamento el mal rato que tuviste pero dentro de todo me alegro que tuvieras un soporte, esa persona que te apoya y ayuda y eso vale más que cualquier cosa en el mundo!

Me encanta leer las historias de Ignacio, imagino una amena charla con su creador y sonrio :)

Un besote enorme, feliz de leerte siempre!
Muackssss!

Trizbeth dijo...

P.S. La foto me encantó porque le va como anillo al dedo a la entrada :)

Ciaooo A! Besiiitttosss

Ambrosía ignota dijo...

Hola Rosa

Fue una historia y no precisa mi sentir, pero me pareció adecuado describir algo así. Después de todo fue difícil, solo fueron cinco minutos jeje
Un abrazo con eternidad
Gracias por estar amiga.
-----------------------------------

Beaaaaa Trizbeth

Agradezco que estés donde estés no te olvides de este espacio. En cuanto a lo que expresas, sì, solo son cinco minutos, lo mejor vino después, cuando Ignacio converso horas con Maren. Los epilogos siempre son mejores.
Un beso Beaclick.com
Qué lo pases super en tus vacaciones, luego pasas fotikos y por supuesto cuentas las anécdotas.