jueves, 6 de marzo de 2014

Genuinos



Éramos tan genuinos como la lectura de Gabriel García Márquez “Historias de mis putas tristes”. No como él la cuenta, porque dudo tanto que un viejo —el de la trama— no haya desvirgado a la puta virgen. No, no hablo de la historia en sí. Me refiero a nosotros, los que éramos —hace nada, escasos días— consecuentes. Pienso en eso, porque hoy que es el cumpleaños de Márquez resulta que medio mundo lo ha leído. Y, eso es una vulgar mentira, es una publicidad que ha llegado a sus oídos o una foto compartida en una red social.

A nosotros —mis amistades, quienes compartimos libros y una que otra revistita, simplemente nos gusta leer y eso que en “nuestra comunidad” no hay escritores, esos casi no leen, solo hay abogados, auditores, periodistas, venderos de motocicletas, de carne y pollo. Por eso decía, éramos genuinos —el tiempo aquí es relativo—, porque hoy que es el cumpleaños García Márquez no necesitamos buscar frases de él en internet, ni decir, de alguna manera, presumiendo, que lo leemos. Aunque reitero, en lo particular, no me entusiasmo por esa moral que García Márquez enlató en 165 hojas. Esa literatura que llaman, historia casi genial, casi increíble, entre otras.
 
No sé… pero cuando se trata de recordar y de quedarme sin aire al desahogarme, también recuerdo al viejo Rojas con su “A” de asma. AAAAA, tanto me agrada comprenderlo y olvidar ciertos momentos.


#GolpeDeSuerte IV
© Alejso